¿Has tenido problemas con tu vuelo?

Buscador Vuelos

 

Cuando preparamos un viaje solemos tener una mezcla de sensaciones. Ilusión y ganas de desconectar, y curiosidad e inquietud por lo que podemos encontrar cuando visitamos lugares diferentes.

Queremos que todo salga bien y la incertidumbre por no saber lo que nos espera a veces trae consigo nervios inoportunos. Mil preguntas rondan en nuestra cabeza. ¿A qué hora sale el vuelo?, ¿cuánto tiempo antes tenemos que estar en el aeropuerto?, ¿qué meto en la maleta?, ¿qué tiempo hará?, ¿y si perdemos la conexión entre este vuelo y el siguiente?, ¿hemos hecho bien el check-in online?.

Aunque sepamos las respuestas y nuestra cabeza sea un hervidero de preocupaciones, tendemos a pasar por alto las más significativas y que nunca nos planteamos. Ante estos contratiempos Aena tira de manual y nos ofrece una pequeña ayuda en su apartado Información de interés para tenerlo todo en orden.

Porque en estas situaciones, los problemas inesperados son los realmente importantes.
Vuelos cancelados, retrasos, el temido overbooking (sabemos que existe pero nunca nos ha pasado), y un sinfín de percances desafortunados que están fuera de nuestro control.

Y si nos encontramos con algo así.., ¿quién responde?.

Depende, porque no todas las cancelaciones son motivo de indemnización (por ejemplo, los motivos meteorológicos según el Reglamento (UE) 261/2004, son circunstancias extraordinarias). Sin embargo hay otras que sí son punibles: retrasos, cancelaciones y overbooking (ver reglamento aquí).

La maquinaria legal de las compañías es tan grande que cuando sufrimos un caso de este tipo la probabilidad de éxito es escasa. Pensad que ellos, siempre, van a “alegar circunstancias extraordinarias” hasta cuando un ciego vería que son responsables,  pero el pasajero tiene derechos, tanto para reclamar como para ser indemnizado si lo merece.

Así que si lo que queréis es buscar una solución, nuestro consejo es que acudáis a una empresa que lo haga por vosotros, de esas que cuentan con especialistas en la materia, hacen el papeleo por vosotros y sólo cobran en caso de victoria.

El cabreo no se os quitará con facilidad, pero podréis calcular vuestra indemnización y, en caso de que tengáis derecho a ella, se harán cargo de todo el papeleo necesario para tramitarla y hacerla valer ante la compañía aérea. Además estaréis mucho más tranquilos si sabéis que, pase lo que pase, vais a estar cubiertos.